martes, 4 de noviembre de 2008

EL SILENCIO


Ignoro si será cosa del mes, Noviembre, mi querido Noviembre como yo lo llamo, a pesar de que me duele porque me vuelve nostálgica y morriñosa. Algo que no es de ahora, viene de antaño de cuando los árboles eran verdes hasta en el otoño. Me duele, pero levanta en mí sentimientos más profundos y deseos de ir más allá de lo que reluce y deslumbra en un segundo de fulgor que ni calienta ni alumbra de manera permanente. Me viene a la memoria unas palabras de Tagore que decía algo así: "Mi niña es una tonta que no sabe distinguir las luces de colores de las estrellas", creo que la frase no es exacta. Lo cierto es que por ahí anda esa inspiración que tantas veces se me escapa, de manera totalmente involuntaria, por los cerros que le apetece escalar. Y hoy estoy de acuerdo con ella, se ha detenido en uno de ellos que me gusta y que ya digo, debe ser cosa de noviembre, el cerro de la santidad. Hasta él hemos llegado de manera sigilosa, mi inspiración y yo, para sorprender a una mujer sobre la que nadie ha sido capaz de sembrar la más mínima nube de sospecha.
Como su vida es de sobra conocida hasta én el último rincón del universo, sólo se me ocurre dejar un pequeño texto suyo que nos revela, más que cualquiera de sus acciones, de dónde su fuerza y su amor.

ESCUCHAD LO QUE OS DIGO
"Ante todo hay que dedicar tiempo a la contemplación y al silencio, sobre todo si vivimos en las grandes ciudades donde todo es agitación. Por esto he decidido abrir nuestra primera casa de hermanas contemplativas, cuya vocación es orar durante la mayor parte del día, en Nueva York, y no en el Himalaya, porque sentía que en las grandes urbes hay más necesidad de silencio y de contemplación.
Yo comienzo la oración siempre por el silencio. En el silencio habla el corazón con Dios. Dios es amigo del silencio y debemos escucharle porque lo que cuenta no son nuestras palabras, sino lo que Él dice, y lo que dice a través de nosotros. Lo que la sangre es para el cuerpo, esa es la oración para el alma. Nos acerca a Dios y purifica nuestro corazón. Una vez purificado el corazón, podemos ver a Dios, hablarle y descubrir su amor en la persona de cada uno de nuestros hermanos los hombres. Si vuestro corazón es puro, vosotros seréis transparentes en presencia de Dios, no disimularéis nada, y, entonces le ofreceréis libremente lo que Él espera de vosotros.
Beata Teresa de Calcuta

Y no añado ni una coma, voy al silencio.



8 comentarios:

Terly dijo...

Me gusta el silencuio, amo el silencio ¿Por qué será?
También tu post de hoy que me ha invitado a la meditación.
Un beso.

Militos dijo...

Chist..., Terly a mí me pasa igual, pero que pocos ratos de silencio nos deja la vida.
Un beso silencioso

ARCENDO dijo...

En el silencio habla el corazón... que exactitud, no se puede decir mejor. Me ha gustado mucho este post nostálgico y novembrero...

Me ha recordado tres cosas:

Una, al gran Tagore, la preciosa frase a la que haces alusión es:
"¡Mamá, tu niña es tonta! ¡Qué ridícula es! No acierta a distinguir las luces de la calle y las estrellas.".. ¡Sublime siempre Tagore!.

Dos: No sé por qué, probablemente por el título.. me ha recordado a un buenísimo y triste tango de Gardel "Silencio en la noche, ya todo está en calma, el músculo duerme, la ambición descansa...".

Y tres: Que cada vez me gusta más leerte.

Besos.

Off topic. Como habrás visto te he puesto entre los blogs que más sigo, dicho sea de paso y solo porque es cierto, espero que hagas tú lo idem.
Besos bis.

Militos dijo...

Pues ¡sí qué es idéntica la frase!.¿Estás seguro?.
El tango de Gardel es una maravilla.
Muchas gracias por seguirme, pero ¿Por qué sabes que tu blog es uno de los que más sigo?, eres un creido. ¿No me estarás viendo por un agujerito? Vale:
yo pecadora me confieso a Dios y a vosotros hermanos...
Un abrazo Arcendo y quiera Dios que siempre nos leamos agusto

ARCENDO dijo...

Siempre, querida Militos, siempre..
Besos.

maria jesus dijo...

Militos me lo copio y lo añado a mis hojas de meditaciones que comienzan con una frase de Teresa de Calcuta tambien:"Los hombres hablan mucho de Dios y poco con Dios"

maria jesus dijo...

¿ A mi me sigue alguien? Ya me estoy mosqueando

Militos dijo...

jajaja...Maria jesús ¿Ya lo has notado?.
Estupenda también la frase que aportas de Teresa de Calcuta, gracias, "Chica del Preu