jueves, 16 de octubre de 2008

EL PASO DE LA VIDA


¿Qué sería de mi vida sin los papeles que almaceno?.

Como esta noche no tengo inspiración para escribir nada nuevo, copio algo que quiere ser poesía, escrito en un papel amarillento que debe ser de los años ochenta. No, debió ser anterior a mi encuentro con el Opus Dei (2-X-1978).


La vida pasó y no la vi,
entretenida en recoger espinas.
La rosa que cuidaba, entre mis dedos
pétalos deshechos.
La savia, el agua que vertí,
agotaron mis besos.



Después de amanecer,
la ilusión de ayer y yo,
sin querer nos abrazamos.
Tan duro golpe fue
que apartar no logré
el musgo de mis ojos.



Lentamente se volvió
sin desvelar su rostro,
perdiéndose aquel ruído
que daba toda cuerda
al corazón herido.


Respiré hondo, alcé la mano,
continue...
corriendo la cortina,
sin nada más que hacer
como si en ello, me fuera la vida.

MILITOS


4 comentarios:

M. Jose dijo...

Pues gracias a esos papeles que has almacenado, hoy te puedo leer.
No sé a qué poeta te refieres...dime más detalles...estoy perdida...mi mail lo tienes en mi perfil...
Estoy intrigada con ese libro del que hablas...un abrazo
MJ

Militos dijo...

m. Jose: Tú no me pusiste un comentario en el post del 10 de octubre: "Aunque Dios tenga sed"?

Concretamente decía:
Es precioso el poema y algun día tendré el libro de nuestro amigo Santiago.
Si quieres compruébalo en ese post.
Un abrazo

Terly dijo...

Militos:
Te pido, por favor, que sigas removiendo papeles amarillentos porque esto que tú dices que quiere ser poesía, para mí lo es y de alto nivel. A ver si empezamos a remover el fondo de los cajones y van saliendo todas las expresiones de arte que celosamente has ido guardando sólo para ti.
Te invito a que una de esas noches de insomnio que con freciencia te acompañan, la dediques a tu memoria histórica que nada tiene que ver con la memoria hitérica de otros.
Un beso.

Militos dijo...

Gracias Terly: papeles hay y muchos pero lo de arte ya es otra cosa. Los papeles son el resultado de los Boinas Verdes, Lo que ellos se llevaban, la pluma lo ganaba. Bueno o malo lo iba almacenando.
Seguiré rebuscando, sobre todo para aligerar los cajones que algun día tendran que vaciar mis hijas.
Un beso agradecido por tu devoción.