domingo, 10 de mayo de 2009

IN MEMORIAN DE PEPE


Se ha muerto mi pobre. Aunque soy partidiaria de entregar el dinero para ayuda a los necesitados a Cáritas, creo que a todos nos debe pasar algo parecido, siempre hay alguna persona de las que te piden por la calle o en las puertas de las iglesias, que por alguna circunstancia nos mueve a acercarnos a ella, interesarnos por sus cosas: por qué está ahí en invierno y en verano, mañana y tarde...;preguntarle por sus problemas, sus intereses porque, aunque no caigamos en la cuenta, los pobres también tienen intereses. Sé que lo que digo no está muy bien, debíamos acercarnos a todos los necesitados de igual manera, sin acepción de personas, como el mismo Jesucristo hizo durante su vida en la tierra, pero hay una especie de sensibilidad que nos mueve instintivamente más hacia unos que a otros.

Lo cierto es que mi pobre se llamaba Pepe y vivía con su hermana. No podía hablar por algo que tenía en la garganta, no era sordo, y, ahora que sé ha muerto de cancer, me temo que era la propia enfermedad devastadora la que le impedía hablar. Cuando le preguntabas sobre ello, lo único que hacía era llevarse la mano a la garganta.


Pepe, era bajito y tenía la cara sonrosada, nunca olió a alcohol como el anterior pobre del que había heredado la puerta de mi parroquia, quien al morir, este puesto debe ser hereditario pues ya es el tercero que se nos va de esta manera, se descubrió como propietario de dos pisos francamente buenos, en la misma calle donde vivo yo. Pepe siempre tenía la sonrisa en la boca y agradecía no sólo lo que ponías en sus manos, sino cualquier mirada cariñosa que le dirigías. Algo muy bueno suyo era que aceptaba toda la ropa que le llevabas y luego se la veías puesta, es decir, sabía corresponder porque en la actualidad hay muchos pobres que no te la aceptan. Lo mismo ocurre en Cáritas de mi parroquia que de cuando en cuando, aparece el cartelito de "No se admite más ropa". Claro índice este de que, aprovechando las vacas gordas, nos hemos atiborrado de excedentes textiles que desbordan los armarios y manifiestan sin duda, ese abusivo afán por el consumismo en la época de pre-crisis. Por ello pienso que supuestamente, nos van a venir "de buten" las vacas flacas que ya han asomado sus famélicos cuernos por estos lindes.

Pero estábamos hablando de Pepe, que se me ha ido sin poder despedirme de él y era una buena persona, no lo digo ahora porque haya muerto ni porque no sepa donde librarme de la vestimenta sobrante. Sí, ya sé que desde hace tiempo existen contenedores especiales para reciclarla, pero suelen estar en las antípodas de donde yo vivo y además ¡es tan impersonal! Era buena persona porque lo veía en sus ojos y en su sonrisa, y en vestir lo que nos hacía el grándisimo favor de aceptar. Le voy a echar de menos y no estoy segura de poder encariñarme con el que le suceda. Esto es un gran defecto que tengo, me apego demasiado a las personas y luego recibo lo que recibo, claro, en este caso no puedo reprocharle nada. Ha sido mi Señor, mi Dios quien le ha llamado a su lado y también Él tiene todo el derecho a disfrutar ya de Pepe.


¡Descansa en paz, sé feliz! Ahora podrás hablar y cantar y hacer feliz a los santos y a los ángeles, como me lo hacías a mí con tu sonrisa.

14 comentarios:

amor y libertad dijo...

lo siento, milagros, pero los que tenemos fe sabemos que la muerte es solo apariencia y que "para dios todos están vivos"

te beso

s

Militos dijo...

ya lo sé amor, pero ¿cuando volveré a verle?

Gracias por tu sentimiento, me ayuda como siempre.
Un beso

ARCENDO dijo...

Estoy con Amor, como tantas veces, no te aflijas, el, sigue, y algún dia, solo cuando Dios quiera, le verás, nos veremos todos, en la felicidad esperada. BESOS
Rezo por su alma.

porlafamiliaporlavida dijo...

Querida amiga:

Rezaremos por él, para que el Padre le haya salido al encuentro. Un besito, te echaba de menos y he venido a hacerte una visitilla, aunque me encuentre con esta triste noticia.

Un beso desde la Isla, ya va quedando bastante menos, para la Comu.

Militos dijo...

Gracias Arcendo, sé que rezarás y ya es lo único que se puede hacer por él, ya no necesita ropas ni dinero.
Un beso


Querida Ana: me da alegría verte y más que hayas entrado con esta noticia que me apena.
Gracias por encomendarle.

imagino que andarás ocupada y feliz a un tiempo con los preparativos de la Comunión de tu niña. Yo os deseo un día de felicidad grande. ya nos contarás ¿Verdad?
un beso grande

Terly dijo...

Descanse en paz, Militos, y en paz descansará si como dices era una buena persona. Que Dios lo tenga en su Gloria y que desde ella pida por los que nos quedamos a la espera en este mundo.
Un beso.

Militos dijo...

Terly: ¡trasnochador!, gracias
Un beso

MARISELA dijo...

Querida Militos: no debemos reprocharno el ayuda a un solo pobre, pues Jesús dijo que lo que hiciéramos por uno solo, ya nos lo tendría en cuenta. Es una lástima, para los que nos quedamos aquí, perder a alguien del cual no hemos logrado despedirnos, pero ya lo encontraremos por allá, dode quiera que esté, cuando seamos llamados. Y se feliz ahora, piensa en él con el amor que te caracteriza, porque tú pudiste arrancarle sonrisas a ese pobre y seguro que él te lo agradeció. No dejes de conocer al próximo pobre, cada vez que tropieces con uno te enriquecerá tu vida, recuerda lo que decía la Madre Teresa: cada uno de esos pobres refleja el rostro de Jesús.
Besitos y se feliz con la ayuda de la Virgen que te acompaña siempre.

Fran dijo...

Alégrate Militos, porque seguro que Pepe está exultante de gozo y hablando bien de ti a San Pedro.

Aprendiz dijo...

¡Hasta para ser pobre hay que tener suerte! si Pepe hubiera elegido otra iglesia nunca te habría conocido, y en su muerte quizás nadie (o pocos) le llorarían, sin embargo ahí estás tú, afligida por la pena que te produce su muerte, y contándolo a gente que tiene la "tonta manía" de rezar, entre otras cosas, por el alma de los fallecidos.

Besos

Militos dijo...

Marisela: me alegra que me recuerdes esa frase de la madre Teresa, santa de las santas. La voy a tener muy en cuenta, preciosa.
Besitos

Fran: seguro que en la otra vida encontrará todo lo que le ha faltado en ésta.
Besitos

Aprendiz: ¿te he dicho alguna vez que eres un sol?
La suerte fue mía al conocerle, como lo es el conoceros a todos mis amigos blogger
Besitos

Caballero ZP dijo...

Descase en paz, me imagino que te habrá afectado.
Saludos

Mulacen dijo...

Como siempre tu blog un remanso de paz, de buenos sentimientos, de camaradería. Muy agradecido por compartirlo con nosotros.

Militos dijo...

Gracias Caballerozp.
Un abrazo


Mulacen: gracias por tus palabras, me anuman.
Un beso