lunes, 25 de mayo de 2009

GANAS DE VIVIR




Mis ganas de vivir cada mañana
las renueva tu amor, y la esperanza
crece con cada canto de alabanza
y se hace tu presencia más cercana.


Ese rayo que cruza la ventana
me inunda de tu luz cuando me alcanza,
hiende el temor, lo torna confianza,
conforta el corazón mientras lo sana.

Que no pierda tu gracia en la jornada,
que no pierda tu paz en este día,
un alma generosa y renovada.

Ayúdame a vivir esa alegría,
a que empuñe la cruz y no la espada
amando a los demás, como tú harías.


Felix Mansilla y Arcos

6 comentarios:

MARISELA dijo...

Muy hermoso, cuando lo leí en mi Magníficat pensé en publicarlo porque llega al alma. Creo que, incluso, podría tomarse como una oración de ofrecimiento matinal diaria.
Ya estoy en onda otra vez, es que estaba algo perdida de la red. Besitos.

MARISELA dijo...

No te lo puse antes: me alegra que lo hayas publicado tú, amiga.

Siempre dijo...

Muestra de como los cardos pueden ser hermosos aunque nos clavemos con sus espinas....eso sí, siempre con ganas de vivir y confiando siempre en el de arriba!!!

Esa foto es de nuestro viaje por Escocia ¿no?....Que bien nos lo pasamos y cuanta tierra recorrimos...

Si es que, no sé porque te quejas....Con lo que has "pateado" por el mundo y por nuestras vidas...

Un besazo enorme

Tam

Terly dijo...

Muy bonito soneto. Una bella oración como dice Marisela.
Siempre esperando a que ese rayo de amor entre por la ventana, que nos inunde, que nos ilumine, y para ello sólo hace falta desearlo.
No conocía nada de Felix Mansilla y Arcos. Me gusta.
Un beso donde quiera que estés.

Militos dijo...

Marisela: Me pareció magnífico cuando lo ví en el magníficat porque como tu dices, llega y cala al alma. Hoy me ha ayudado mucho, no sabes cuánto, cuando descubrí que no podía nadar con la pierna que lleva dos meses de reposo.
Y me parce muy buena idea lo de oreción de ofrecimiento.
Muchas gracias guapa, besitos

Militos dijo...

Querida hija Tamara o Siempre: qué razón tienes todo lo que es obra de Dios es hermoso, hasta los cardos, somos los humanos quienes lo estropeamos, pero todo, hasta lo que parece echado a perder, puede con su ayuda enderezarse.
Gracias por todas esas fotos vuestras que ya ves como las saco partido. Y gracias por tu bonito comentario. A ver si te prodigas más
Muchos besitos.