martes, 5 de mayo de 2009

HUMILDAD


"No eres humilde cuando te humillas, sino cuando te humillan y lo llevas por Cristo"


Camino, 594




La virtud de la humildad, a mi juicio, es la más difícil de conseguir. Puedes lograrla por etapas, pero nunca o casi nunca, sólo los santos en vida, la tienes bien asentada y lo más curioso es que ellos, los santos ni lo saben. No como aquel que daba gracias a Dios diciendo:

"Gracias Señor porque ya soy humilde".

¿No os ha ocurrido alguna vez que una persona sin querer, con cuatro palabras os ha colocado en vuestro sitio y os ha sentado a rayos? En principio te entran unos deseos irreprimibles de rebotar contra ella, pero luego si la sensatez ha sido la norma de tu vida, no tienes otra que pararte, digerirlo, aceptarlo y abrir los ojos a la realidad.

Este post de hoy lo escribo con los ojos bien abiertos, puede que ya nunca más vuelva a hablar con la noche, la luna o las estrellas, pero de lo que siempre hablaré es de ese amor de Dios que siempre ha estado conmigo y que en esta etapa de mi vida necesito más que nunca. Ese amor y esa necesidad me dictaron hoy esta poesía que a la vez es oración. Algo que, desde que lo leí por primera vez, llevo grabado es aquel final de una poesía de Jose María Pemán:

"y esta fe en la poesía
que forma parte
de mi fe cristiana"


En tí mis ojos se clavaron
cuando niña en tus brazos me tomaste.
Yo tiraba piedras en el río,
tú hacías círculos en el agua.
Caminamos juntos desde entonces,
siempre apoyada, protegida.
Corrías tras de mí si me escapaba
hasta presuroso alcanzarme.

Nunca te alejaste de mis juegos,
más que a mí, mis juguetes te gustaban.
Juntos otras etapas cruzamos,
de Tí ya no supe separarme,
nuevos riscos, nuevos ríos,
nuevas llanuras y montañas.

Hoy, Señor, que ya no juego
porque de golpe se me vino la vida,
vuelvo a cruzarme con tus ojos,
a tirar nuevas piedras en el río
para ver de tus manos
nuevos círculos.

Vuelvo y estoy en la ribera
de la crecida encrucijada,
donde los sueños despertaron
y rompieron los juguetes
que Tú conmigo recreabas.
Se rompieron para ser vida
a tu voluntad siempre plegada.
Y Tú, Señor, que siendo niña
me cogiste entre tus brazos,
no me sueltes te ruego,
en estos miedos y temores
que hoy te traigo;
en este nuevo juego que, ahora,
has puesto entre mis manos.

8 comentarios:

maria jesus dijo...

Que bonito, Militos. Que el Señor te lleve siempre en brazos.

Militos dijo...

gracias mi Chica del Preu, eso es lo que le pido.
Besitos

Siab-MiprincesaAzul dijo...

q hermosooooooo amiga me ha encantado!!....
Te quieroooo

ARCENDO dijo...

Ni te suelta El, ni te suelto yo, que sigo pidiendo por tí cada día.
Muy bonito post. Besos.

Militos dijo...

Princesa Azul: sabes que yo también te quiero y mucho. Besitos hasta ese méjico querido.
ya sabes que te espero en España el 30 de mayo.

Terly dijo...

.
.
.
Que siempre Él te lleve de su mano
cogida,
que su mano y tu mano queden entrelazadas,
que su amor sea un enorme ascua de vida
que te ilumine y cobije cada mañana.
Un beso, Militos.
.

Militos dijo...

Gracias Arcendo, en ello confío.
Buenos sueños y buenas esperanzas,
Un beso

Militos dijo...

Gracias Terly por tus buenos deseos hechos poesía.
Algo aprendimos de Pemán, rezar en verso o rimar en rezo a algunos nos resulta más fácil.
Un beso, amigo