viernes, 29 de mayo de 2009

¡¡CATAPLOF!!




Me encuentro como el Papá Noel que un lejano día mi admirado Lobeznox, transformado hoy en otro apreciado bloguero, estampó contra el suelo navideño para nunca más levantarse. Todo porque en los últimos tiempos trataba de suplantar a nuestros tradicionales Reyes Magos. No es que yo trate de suplantar a nadie, sino que todos mis planes de ayer quedaron chafados por una simple puerta de ascensor. Ya sé que estaréis pensando qué cosas tan raras le pasan a una, pero no es mi culpa, os lo aseguro. Sin embargo, quiero avisaros para que nadie se alarme, después de mi anunciado regreso a bombo y platillo, si descubre que no he llegado a Madrid y para que Arcendo deje de rezar por mi viaje, también podía aprovecharme y dejarle en la ignorancia, con lo cual me beneficiaría de sus oraciones cayendo en cascada sobre mí. Como soy una buena chica aunque no lo parezca, prefiero contaros el percance que de momento impide mi regreso.

Ya muchos sabéis que desde hace dos meses tengo un problema en una pierna y no me dejan apoyarla hasta que cumpla los tres. Me voy defendiendo entre la pata coja y la silla de ruedas, pero hay situaciones en las que no tengo salida. Una de ellas es lo que ha sucedido en mi domicilio de Madrid. ni más ni menos que se ha estropeado la puerta del ascensor en el quinto piso que casualmente es el mío, de tal manera que han tenido que bloquearla para que nadie la use. El arreglo va a tardar varios días, ya que es un trasto demasiado antigüo y tienen que cambiar toda la puerta. Y aquí estoy yo con las maletas y los blogs ya en el coche y sin poder viajar porque ¿cómo sube una a patacoja cinco pisos de los construídos en la oprobiosa dictadura que de uno a otro hay una distancia semejante a la de mi casa a la Moncloa?.

Resumiendo, que el hombre propone y Dios dispone, pero ¿puede entenderse que Dios disponga que nos quedemos sin asistir a la Confirmación de mi nieto? Ya sé que es un fallo humano pero...
Aquí os dejo la pregunta para que me déis una respuesta que me ayude a superar esta tremenda decepción.

No quiero terminar este post sin pedir disculpas por haceros perder el tiempo con este mini-culebron. Mi intención era la de no alarmaros si comprobáis que no llego a Madrid y que desconozco cuando podré hacerlo.

¡¡Chafada, más que chafada!!
Y para colmo el mar otra vez se está volviendo gris

5 comentarios:

ARCENDO dijo...

Pues yo...SEGUIRÉ REZANDO, para que cambies ese CATAPLOF, por un RATAPLÁN. Ya sabes Dios escribe recto sobre renglones torcidos, Él solo sabe el por qué de las cosas, y conociendole, SEGURO, aunque no lo parezca, que es para bien nuestro.
En fin, acepta el imprevisto y con el, su Santa Voluntad; no queda otra, así que tomatelo con alegría y reza tú también; Al fín y al cabo tienes la inmensidad del mar a la vista, y aunque ahora se torne gris, también tiene su encanto.
BESOS ANIMOSOS.
oFF TOP. Éste finde no estarás con tu nieto fisicamente, ni yo tampoco, pero allí nos tendrá con toda nuestra alma, para que siempre sea un excelente soldado de Cristo.
Mas Besos.

Terly dijo...

Lo siento, Militos, sobre todo por lo que pueda sigmificar pra ti no poder asistir a la confirmación de tu nieto.
No suponía que estuviese tan mal la situación de la pierna, cuídate y espero que vaya mejorando.
Um beso.

MARISELA dijo...

Lamento el contratiempo, pero te digo como Arcndo: Dios lo hace por algo, así que ánimo, que vamos a rezar para que tu nieto haga una Confirmación preciosa, recibiendo el Espíritu conciente y alegremente. Tú sabes que estoy en un mes muy fuerte en cuanto al Rosario, pues te digo: los tres de mañana se los ofrezco a tu nieto, para que te sienta allí con él. Y cuídate mucho tu patita coja. Besotes desde la calurosa Huelva, que ya estoy frita...

Militos dijo...

Queridos amigos: Muchas gracias a os tres. De lo que sí estoy segura es de que mi nieto ha salido ganando con que yo me quede aquí porque contará con esas oraciones tan valiosas vuestras.
Besos a los tres, os quiero mucho

Caballero ZP dijo...

No sabes cuánto siento que te pierdas esa importante celebración, la verdad es que no tengo respuesta que darte, pero las cosas suceden así.
Saludos