sábado, 5 de septiembre de 2009

ALMA

Fotografía de Eduardo Epfano

Otra noche a tu vera y la vida sigue en marcha. Este pasar de días, este consumir el tiempo, este no saber llegar y sentirte apresada en la carcel del cuerpo. Mi cansancio es la rueda que gira sin límite alguno, que vuelve y revuelve sin parar, sin cesar, sin ver ni acercarse a un final. Y el Sol en lo alto, al que nunca llego; cuando me acerco a la Luna de mi se rie, busco en ella luces, canciones besos y nada encuentro. Quiero tocarla, arrullarme en sus versos, pero ella se esconde entre las nubes de los negros pensamientos. Mi mano levanto a las estrellas en un simple querer, despegado, silencioso y no puedo llevar su fulgor a mi corazón para cantar canciones, sueños.

He perdido la Luna, perdí las estrellas y en este rincón de la vida al fin te encuentro, Alma amiga. Conmigo siempre de camino y lucha, Alma que lloraste, Alma que reiste. Al abrigo de los cielos conmigo siempre, mis pasos buenos, mis pasos inciertos, con firmeza, en volandas hasta hoy, sin Luna, sin Estrellas, con Amor, con dolor, con Vida sin límite, conmigo a este río de cauce incesante tú y yo. las dos, Alma en pie, al borde, a la orilla llegamos.
¿Quién se atreverá, Alma, conmigo a cruzarla?

5 comentarios:

Angel dijo...

No has podido elegir una foto mejor para saborear tan bellas palabras en un remanso de paz. Me han encantado.Un besazo

Terly dijo...

Precioso texto, Militos, y hay que ver como nos transmitimos el pensamiento. Ayer por la noche salimos los dos en busca de la luna y ella no quiso saber nada de nosotros. Como sabes yo tuve que encontrar la manera de bañarme en los claros de otras lunas.
Un beso.

Juliana Gómez Cordero dijo...

bellas palabras que dejan trslucir veladas, al mismo tiempo una pena y una esperanza. Solo Dios hacer puede,¡MUCHO POR TÍ (nuestros ruegos serán escuchados)
...besos

Angel dijo...

Paso a darte las gracias en tu blog por el apoyo que hoy me has dado. El tuyo es muy valioso.

Militos dijo...

Angel: Apoyarte a ti es afirmar nuestras creencias, pero a parte de eso es que eres un valioso y entrañable amigo.
Un beso


Terly: si llego a saber antes que tú andabas también buscando a la Luna, lo hubiéramos hecho juntos, hubiese sido más llevadero, amigo fiel.
Un beso


Juliana: Lo sé, sólo Dios, por eso entran de vez en cuando esas morriñas, quizás porque buscamos en otra parte lo que únicamente está en Dios.
Tus lecciones son sabias, amiga querida.
Besitos