viernes, 26 de septiembre de 2008

EXTRAÑO SUEÑO (FICCIÓN)




Yo quise jugar otra vez y enredarme en mi niñez. Quise vaciar el baúl de lo escondido. De lo que sólo era mío, de lo que con nadie nunca deseé compartir porque ignoraba que se hallaba en mí. Y me senté a mirar y deletrear las hojas del libro que ya eran pasado, vividas, aprendidas, subrayadas. Me senté en aquel banco de otoño para esperar una mano que me levantara despacio, sin sobresalto o una mirada que supiera ver algo distinto a lo que siempre fui. Que penetrara y rebuscara conmigo en ese baúl para sacar a la luz los juguetes olvidados. Sabía que era difícil encontrar, en una vida sin fisuras, algo nuevo, algo encendido que tenía la certeza, dentro de ese hueco rezagado aún guardaba. Que estaba ahí y nadie, ni el amor supo nunca encontrarlo. Pero ahí seguía..., llamando una y otra vez a la aldaba de mi alma cerrada. Reclamando asomar por los ojos, por los labios, por las manos para que alguien lo extrajera. Tiempo, tiempo de espera, sin impaciencia, sin alterar los hábitos, continuando con la constancia de ser el todo para todos y la sonrisa para los apagones de la vida. Firme, de roca por fuera y arena desperdigada en una playa sin fin donde los demás reposan. Gustando ser lo que eres mientras esperas un nuevo descubridor que en medio del océano grite:¡tierra!. . Para ese navío que sólo buscaba un ancla para poder descargar la mercancía, los juguetes almacenados y las palabras nunca vivas, nunca reveladas. Sólo palabras, hermosas, escogidas, inventadas para ser dichas sin esperar siquiera que alguien las recoja
Mas... salió la luna y mi juego en el sueño terminó.

8 comentarios:

Terly dijo...

A veces, Militos, el subconsciente juguetea con nosotros trayendo a la superficie a modo de pensamiento o sueño (unas veces dormidos y otras despiertos), situaciones, deseos, dudas, amarguras o alegrías, que ni siquiera sabemos que existen en nosotros pero que están ahí.
Aunque es un sueño ficción, podría haber sido perfectamente verdadero.
Un beso

Militos dijo...

terly: ¡cuanto sabes!, tienes que darme alguna lección.
Un beso

ARCENDO dijo...

La vida es sueño y los sueños, sueños son... ¡Pero yo creía que tu soñabas con lunas, no que te despertabas cuando aparecían...! Será que sueñas despierta...
Aún así, este que te escribe, te desea felices sueños, nunca pesadillas. Besos.

Militos dijo...

Esto no era una pesadilla. ¿no se nota?. Ya veo que Terly entiende más de sueños que otros.
La luna es mi amiga y cuando estoy con ella nunca duermo.
¿Qué musica nos vas a poner hoy?
Un beso

ARCENDO dijo...

Yo.. querida amiga, sé muy poco de muchas cosas. Probablemente tanto Terly como tú, me daís más de cien vueltas en todo.
De todas maneras... en cuanto a las "pesadillas", no me refería a tu post, simplemente quería decirte, lo que dije, que siempre te deseo lo mejor, nunca cosas malas. Besos.

Terly dijo...

He vuelto a leer tu "extraño sueño" y aún lo he considerado, si cabe, más profundo y real de lo que me lo pareció la primera vez.
Creo que a estos barcos hay que hacerlos llegar a puerto y efectuar la descarga en el muelle adecuado.
De nuevo un beso.

Militos dijo...

Querido Arcendo: era broma, ya sé que no me deseas pesadillas, ni yo a tí. Por algo somos amigos. Y en cuanto a saberes que más quisiera yo que igualarte por lo bajo.
Un beso grande.

Terly: no le des vueltas que las cosas son como son y no como aparentan. Voy a ver si has escrito algo. Un beso

ARCENDO dijo...

Yo si puedo entrar. Esto seguro que es fruto de ese cabrito, dime si podemos hacer algo con blogger, para deshacer esta injusticia.. esta noche escribiré un post para movilizar al personal, creo que puedes consultarlo con Caballero Zp o con Elentir, que de esto saben un rato... esto es intolerable, estoy que me subo por las paredes. Un beso.