martes, 30 de septiembre de 2008

ANGEL CUSTODIO, ANGEL DE PAZ






Esta noche tengo que hablar, hablar con alguien, que alguien me escuche. Mi cabeza y mi corazón se desgastaron en una escucha permanente. ¡¡LUNAAA! ¿dónde estás? ¿Por qué te escondes cuando más te necesito?. Se valiente y traspasa esa nube que te cubre. Mi espera no puede alargarse más. Si no apareces buscaré otros ojos que recojan mi parloteo contenido por años. Luna, tú no tienes que esforzarte, sólo escúchame...Estoy cansada y ya no me alivia ni contemplar las estrellas. Y mira que me gustó saber que Sagitario, estaba a tu lado este verano y que lo llamaban la tetera porque esa parecía su forma. Hoy no quiero centelleos, dan luz pero no saben escuchar.


¡Una roca!, me sentaré en ella y si no apareces desapareceré yo también. Cae el sueño como si la suavidad de una espesa nube quisiera abrazarme. Es tan agradable, me acaricia, me envuelve y dejo mi cabeza abandonarse en su blandura. Entorno los ojos y en un segundo todo se vuelve paz.Tengo miedo a preguntar por si se desvanece, pero nunca preferí la duda a la certeza.
_¿Quién eres? ¿Por qué es blancura tu rostro? ¿Por qué desprendes amor, si no te conozco?

_Ven, reposa tu cabeza en el ala derecha que vas a estar más cómoda. Dame tu mano que tan fría se encuentra y yo la llenaré de calor. ¿Estás agusto?. ¿Necesitas más?. No luches ya con tus pensamientos. abre tus labios y comienza a hablar.

_Ya no quiero hablar. Es tan placentero tu aroma que mis palabras huyeron para no entorpecer esta paz.
_Entonces seré yo quien susurree en tu oído.
_¿Pero quien eres?, ¿hombre o mujer?.
_No te inquietes, Dios no me dio una apariencia como la vuestra. Y cuando te cuente una historia recordarás quien soy.

Retrocede en el tiempo y en el lugar...
_Ya sé, te conocí en la Galicia de la Rías Altas, del mar bravío, de la lluvía y el viento...
_No, retrocede más, te ayudaré: tu nuevo hogar iniciaba su andadura. Uno más entre tantos que levantaste. Madrid de nuevo pero despejado, arbolado y cielo limpio. ¿Recuerdas eso?
_ No podía ser otro que el que tuve en Arturo Soria.
_Allí, allí mismo. Atareada en los preparativos de las comidas multifamiliares de los días del Sañor; los niños jugando en la zona ajardinada, cada pequeño al cargo de un mayor... Todo preparado al detalle, los abuelos, las tías...las sillas, desiguales porque iban saliendo de habitación en habitación.
¡Yayo! ¿y Yayo?, ¿Quién se encargaba de Yayo hoy?: eras tú; no, eras tú...que no que yo fuí ayer...

_Calla no sigas, aun mi corazón se acelera. Pero tú no estabas allí. Tú no eras un invitado más.
Calma, ten calma. Estaba y nadie me veía. En cuestión de segundos la casa y la vecindad buscaron y buscaron por todos los rincones de la zona. No hubo árbol que no batiera sus hojas para decir: "por aquí no ha pasado". La Yaya de los vecinos: "señora se lo han robado. Tan rubito, tan simpático, tan sociable. Si se iba con todo el mundo..." Calla Yaya, no sigas, no es posible.

_¿Pero tú cómo sabes tanto de aquel día?
Los demás se desperdigaron por aquel descampado trasero donde estaban comenzando nuevos pisos. Otros más lejos, hacía arriba, hacia abajo. Subiste a la casa para empezar a llamar a las comisarías. Una a una...todo negativas. La más cercana, la que os correspondía: "Señora no se preocupe que si encuentran un niño dan parte a todos. ¡No quiero partes, quiero que le busquen!!. Es rubito, ojos grandes, siempre riendo, no tiene aun los tres años.
_¿Por qué Señor será Madrid tan grande, y tan diferente al que dejé hace quince años?.

Nadie mencionó la comida, caminaban, caminaban en una búsqueda frustada. Tú con Borja en brazos y pegada al teléfono. ¡Suena ya, condenado aparato!, nunca él volvió a tenerte de aquella forma subyugada. Rezos y rezos, "Angel de la Guarda, Angel de Dios bajo cuya custodia le puso el Señor con amorosa piedad"... De pronto, la corazonada. Ni siquiera reconocías si aquel número de la policia había sido marcado antes. Te daba lo mismo, ya no soportabas el silencio y al otro lado del auricular...¿Recuerdas que tuviste que escuchar?.
_No lo voy a recordar, pero sigo diciendo que tú no estabas. "Señora qué tranquila es usted, este niño lleva aquí desde las tres de la tarde". Ni aquella grosería pudo empañar remotamente mi alegría. El resto continuaba sus pesquisas a lo largo y ancho de la zona. No podía haber ido muy lejos, cuestión de minutos y la alerta había cundido por la urbanización. Mi hermana y su marido fueron a buscarle mientras yo acunaba al más pequeño.
El traje era de cuadritos diminutos turquesa, pantalón y blusa desbaratados, Yayo reía y devoraba un donus que la policía había puesto en sus manos. Encantado, dijeron todos, sin llorar lo más mínimo. Un señor se lo encontró al otro lado del descampado, andando tranquilamente hacia no se sabía donde. Le dio la mano y se lo llevó a la comisaría de Bravo Murillo que estaba cerca de su domicilio.
¿Qué hubiera sucedido en estos tiempos, si alguien encuentra un niño así en medio de una calle solitaria?. Al otro lado del descampado no había nada.

¡Y qué no daría yo por haber conocido al señor que le dio la mano! En ese instante se desvaneció mi sopor, mis deseos de que alguien al fin me escuchara, se fueron mis ganas de luna...

¿Estabas tú allí?, no sonrías, ¿Lo estabas?.

7 comentarios:

lojeda dijo...

Yo estoy segura de que el Ángel de la Guarda existe. Yo noto su presencia cada día, en todo lo Dios me regala a través de él.
Un besazo

Militos dijo...

Claro Lojeda, han sido mis aliados desde siempre. Donde yo no llegaba llegaban ellos para cuidar a mis hijos.
Un beso

Caballero ZP dijo...

Bonitos recuerdos los que relatas Militos, retazos de una sociedad que se ha ido perdiendo, es una pena ver en lo que se ha convertido todo eso.
Saludos

Terly dijo...

Angustiosa espera, Militos, pero... ¡nunca estuvo´sólo! siempre está Él o sus Ayudantes.
Un beso.

ARCENDO dijo...

Preciosísimo post, me encanta que sigas dandole a la senda angelical. Claro que viniendo de un Angel como tu, es lo menos que se puede esperar. Besos.

ARCENDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Militos dijo...

Terly: perdona mi retraso en contestar tu comentario, estuve ocupada. Es cierto que mi pequeño nunca estuvo sólo, pero yo me sentía impotente en mi angustia. Aunque el arma de la oración es lo único que te sostiene y aleja los malos presentimientos.
Un beso

Me alegro que te guste Arcendo. Ya estoy tomando más cariño a este blog que a De Dentro. Un beso

Caballerozp: En poco tiempo se ha perdido ese calor humano que te llevaba a sufrir con los demás, amar con los demás y a ayudar a los demás. Un abrazo