domingo, 18 de octubre de 2009

CADA DOMINGO UNA ORACIÓN



En ausencia de Terly, acudo a la oración de Santa Teresita, nombrada Patrona de las Misiones sin haber salido del Carmelo en su corta vida, por PioXI, en el año 1927, Esta oración no es individual, sino de petición para toda la Iglesia. Me ha parecido muy oportuno rezarla hoy, (Y SIEMPRE QUE SE QUIERA) domingo 18 de octubre, por dos razones: porque celebramos el día del DOMUND y por encontrarnos en el año sacerdotal convocado por el Santo Padre, Benedicto XVI.

Yo quiero ser la devoción del sacerdote
al consagrar,
al ofrecer tu Cuerpo y Sangre en oblación;
al celebrar el Santo Sacramento del Altar,
¡yo quiero ser la devoción!

Yo quiero ser el fuego que enardece el corazón
de cada misionero que se lanza a proclamar
la luz del Evangelio hasta el último confín,
¡yo quiero ser el fuego!

Yo quiero ser el celo del profeta y del apóstol
para guardar fielmente el tesoro de la fe;
para enseñar, iluminar y defender,
¡yo quiero ser el fuego!

Yo quiero ser el pulso que da vida
al Cuerpo Místico
y hacer llegar la Sangre de Jesús a cada miembro,
porque en el corazón de mi Madre la Iglesia,
¡yo quiero ser el amor! ¡quiero ser el amor!

Así puedo serlo todo: profeta y misionero,
apóstol y guerrero, mártir y sacerdote.
Tú me has dado la llamada de poder serlo todo.
¡Oh mi Jesús amado, yo quiero ser el amor!
porque en el corazón de mi Madre, la Iglesia,
¡yo quiero ser el amor!

Santa Teresa de Lisieux

3 comentarios:

amor y libertad dijo...

y yo, ojalá

Militos dijo...

Tú ya lo eres, Amor.
Un beso

Juliana Gómez Cordero dijo...

Hermosa oración,Militos. Terly ,en su ausencia dejó una excelente representante. ¡No podía haber dejado en mejores manos la oración de los domingos.
Gracias a ambos; Un beso