lunes, 22 de diciembre de 2008

TAMBIÉN EN NAVIDAD


¿Qué tengo que nadar también en Navidad?, pero si los niños tienen vacaciones y ¿yo?.
Pues tú nada, nada, ¡que te digo que nades!.

Y aquí me tenéis en la piscina también en Navidad. No hay manera de escaquearse. Y ya me dirás como voy a hacer las compras y las cenas y las comidas. Y como he leído en el blog de Luisa, ¿cuando voy a confesar?. Dicen que hay tiempo para todo pues yo es que debo ser muy lenta...


Bueno, ya dejo de protestar y me voy al agua. Y esa es otra: ¿alguién ha visto una piscina con olas? creí que me había equivocado y estaba en el jacuzi, pero no, ésta es la piscina, ondulada pero piscina.


Lo que no tengo ganas hoy es de aguantar protestas de señoras con gorro, así que lo que voy a hacer es meterme en la última calle donde hay dos hombres nadando, uno joven y otro con barba, seguro que me tratan mejor que las gorristas aunque a ellos también les obligan a ponerse gorro, eso es lo de menos, a mí siempre se me dieron mejor los hombres que las mujeres. No sé a qué será debido ya me ocurría así en la Universidad.

Buenos días le digo al jovencito que nada como los ángeles, - habría que ver si los ángeles saben nadar - cuando llega al rincón donde voy entonando músculos, tendones, nervios y paciencia para echar largos de venticinco metros durante más de una hora. Luego le invito a salir antes que yo porque nado más lento. Y fijaros que detalle, ¡aprendan señoras!, me dice: "no, no, es igual". Su extremada cortesía me halaga y al mismo tiempo me obliga a forzar las brazadas intensamente para no retrasarle demasiado. Llego al otro extremo y no puedo con la respiración, eso que sólo he sido fumadora pasiva de ocho hijos que segun dicen ahora es peor que haber fumado, cosa que ni loca me creo. Me voy a parar un ratito en este borde para hacer que el ángel nadador me adelante. Mientras hago un poco de gimnasia acuática que este verano me fue de maravilla.

Uno dos, uno dos...Y el de la barba que viene como una locomotora de las antiguas que en vez de vapor desprendiera agua por todas partes. Los golpes que pega contra las olas piscineras son de pugilato. Ya se veía venir: ¡Zás! contra mi pierna ¿y mi escolta? Hoy le mandé nadar en la calle de al lado porque también es de los de pugilato y me chapuza a tope. En ese mismo momento termina un largo junto a mí, ¡también es casualidad!, otro con barba, educado porque pide disculpas, y J. que se me va a enfadar...Menos mal que la toma conmigo y no con él: "Militos, pasa a esta calle porque ahí no paran de chocar contigo y éste te había visto..." Que te digo yo que no me vio..." Tampoco era cuestión de armarla. No se armó, gracias a que en ese momento aparece una expedición de sílfides que se introducen en el charco cuadrado de al lado, con esos rulos largos de todos los colores que sirven para hacer ejercicios. Una monitora, con sólo darle a una teclita oculta en la pared, provoca una música a decibelios super que atrona por toda la piscina.


¡Fin de la discusión!. ¡Baila, baila morena...! Ya no sé que camino tomar si ponerme a bailar yo también, a pesar de, con los años, haberme vuelto rubia como cuando era niña, resistir y seguir nadando o marcharme a mi casa sin escolta y sin nada.


Como es lógico opté por lo mío nadar, nadar también en Navidad. Eso sí ya no podía ni rezar. Se mezclaban en lo que llevo debajo del gorro, creo que se llama mente, las Avemarías con Brasil, Brasil... y el Manisero que vinieron después de la Morena. Supongo que en lo Alto me disculparán. Siempre lo digo, a mi me hicieron Monotarea y no puedo concentrarme en varias cosas a la vez.


Al final me puse de charla con el de las barbas que era simpatiquísimo y muy educado. Una cosa curiosa que no me atreví a preguntarle fue cual era la causa de que nadase con guantes. No lo había visto nunca, pero no quise ser indiscreta.
Después de todo no se pasa tan mal nadando en la Blanca Navidad

Alejandro Fernández__Blanca Navidad



Bing CrosBy

10 comentarios:

Fran dijo...

Qué buen ejemplo de dinamismo y voluntad. Yo, para este próximo año, como todos los anteriores, me propongo ir a un gimnasio. A ver si esta vez lo consigo.

Terly dijo...

Bueno, Militos, veo que en la`piscina te lo estás pasando de rechupete. Nadas, bailas, rezas, ligas... ¿y el escolta que dice? No me extraña que quisiera que cambiaras de calle, lo que pasa es que estaba celoso porque en tu calle ibas ligando con todo quisqui.
Un beso.

Militos dijo...

Fran: apúntate a algo. Aquí también hay gimnasio pero yo sólo voy a nadar por necesidad. me lo mandó el médico. No creas que lo hago por gusto. La verdad es que me está sentando muy bien. Un besito guapa.

Militos dijo...

Hombre Terly, sólo estaba charlando. La verdad es que ya no me cuesta tanto ir. Además con la baja actividad bloguera hay que entretenerse en otras actividades.
Un beso

Desire dijo...

Pues Mili ya te esta gustando mucho nadar por lo que se ve, cuidado con andar rompiendo corazones por ahi mmmmmm...
Me encanto el video de Alejandro Fernandez

AQUIYOSOLITA dijo...

Pasaba a dejarte un saludo Navideño y desearte que el Señor te acompañe y bendiga, que pases unas fiestas rodeada de mucho amor y de tu familia...Feliz Navidad. Un abrazo afectuoso.

maria jesus dijo...

Yo solo lo intento, voy de cuando en vez, pero mi proposito de este año va a ser hacerlo con asiduidad, que me conviene para engrasarme las articulaciones, que empiezan a oxidarse, ademas con ese ambientazo que cuentas me apetece más, me voy a apuntar a tu piscina que la mia es muy sosa y no hay tritones.

Militos dijo...

Desire: la verdad es que ya lo llevo mejor, pero no te vayas a creer, yo prefería dedicarme a otras cosas. Esto es lo que me toca ahora y esto es a lo que tengo que echarle buen humor. Besitos.

María Jesús: no me importa que te vengas a mi piscina, siempre y cuando que no me quites mi calle. ¿Vale? Besitos

Fran dijo...

Por cierto, qué bonitas canciones.
Mi preferida, Blanca Navidad, y qué buena la de Bing Crosby.

Militos dijo...

Fran: a mí también me gusta mucho la Blanca Navidad. Besitos