viernes, 19 de junio de 2009

PUERTAS AL MAR

El paso del Mar Rojo


Hoy sí me siento profundamente triste, hoy si lo digo sin reservas... No es por mí, es porque ETA ha vuelto a matar. De todas formas como ya dejé mi post en otro blog sobre este asesinato, no quiero repetirme aquí. Sin embargo, tampoco me sale ningun tema ligero para contar, por eso copio esta frase del Libro de Job a la que me agarro con fuerza para entender un poco más a Dios, para encontrar en ella alguna respuesta al dolor personal y sobre todo al dolor del mundo.

"¿Quién cerró el mar con una puerta cuando
salía impetuoso del seno materno, le puso
nubes por mantillas y niebla por pañales?"

Job, 38,1;8-11
¿Puede alguién en este mundo ponerle puertas al mar? El Dios Todopoderoso y Omnipotente es el que necesitamos para que nuestra nave no naufrague a las primeras de cambio. Y llamo primeras a cualquier acontecimiento personal o mundial que nos puede hacer tambalear, aunque, generalmente, nos afectan más los personales, esos que te hurgan en el alma y no te dejan ni respirar... Es entonces la hora de poner los ojos en las Escrituras y pensar que, si bien ha llovido desde que fueron escritas, por algo han llegado intactas hasta nosotros. Es verdad que acostumbramos más a leer el Nuevo Testamento porque en él nos encontramos con un Jesucristo vivo que nos habla a nuestra vida actual, pero no debemos olvidar la grandeza del Antigüo donde Dios se manifiesta en hechos grandiosos y prodigiosos en la conducción del hombre a través de los tiempos hacia esa tierra prometida, a la que no acabamos de llegar.
Dentro de la Biblia, el Libro de Job es de lectura obligada y pensada para el hombre de hoy que se ve tan superado por los acontecimientos y padecimientos de todas clases.
Esta es mi recomendacion nocturna: cuando te sientas desbordado, toma asiento al lado de Job, el que lo tuvo todo y todo lo perdió y aprende de memoria aquella frase santa:
"EL SEÑOR ME LO DIÓ, EL SEÑOR ME LO QUITÓ"

El Dios padre, Omnipotente y poderoso, pero tierno y acogedor como una madre, pondrá las puertas que crea necesarias a esa mar de galerna que a veces amenaza con tragarse tu vida. Y en mantillas de nubes, con pañales de niebla lo convertirá en un tierno bebé al que será fácil acunar

A Dios le pido esta noche en que estoy triste porque la mano de ETA se llevó a nuestro hermano Puelles, que sepas acogerte a Él cuando la vida te venga de contra.

Queridos amigos, os dejo con esta reflexión
que me salió sin pensar, hasta que vuelva del
campo, pues esta vez no me llevo el portátil
porque necesito, como nuestra María Jesús
(comentándolo todo), desintoxicarme de
vosotros.
Y que nadie se lo tome a mal, que querer os
quiero un montón a todos.

6 comentarios:

ARCENDO dijo...

Ya leeré la reflexión más a fondo, ahora solo entro para que no te vayas sin un beso mio, y la confianza de que este finde me acordaré de tí en el Cerro de los Ángeles. Besos animosos.

Militos dijo...

Vaya suerte la tuya, ¡quién pudiera estar allí! Bueno si me admites estaré con vosotros, búscame un buen sitio.
Gracias por tu beso y aquí va el mio.

Y reza, reza por este corazón mío que a va pa bajo...

LC dijo...

Deseo te encuentres bien
Un beso!

Terly dijo...

Comparto, querida Militos, tu tristeza por el asesinato de un servidor de España pero además, como sabes, también expreso en mi blog mi enorme cabreo.
Disfruta del campo, respira aire puro y para cuando necesites intoxicarte de nuevo, aquí estamos.
Un beso.

maria jesus dijo...

Bueno, hoy ya es 21, ya es verano, a ver si dejamos atras las astenias primaverales. Feliz verano Militos, y ya sabes que conmigo cuentas siempre, aunque no tenga ni idea de lo que pasa. Un beso

ARCENDO dijo...

Entro a regar, lo que queda de la anterior quema..., bueno en realidad, solo entro porque ya se te echa en falta...buaaaaa. BESOS.