martes, 9 de junio de 2009

COSAS DEL AMOR


Mis queridos Cuarenta Principales, seguidores de este blog:


Hoy deseo compartir con vosotros y con todos los que quieran llegar a este rincón sentimental de la blogosfera, una pequeña poesía que me ha conmovido. Escrita por una persona sencilla muy allegada a mi familia, con la que confieso no me llevaba bien al principio de conocerla, pero que luego me ha demostrado que merecía ser querido.


Quise mucho a mi madre,
poco la conocí
porque me dejó infantil,
pero mira las cosas
por infeliz,
me encuentro con un milagro
que me hizo reir,
que me hace feliz.
Te necesito,
gracias Militos.

9 comentarios:

amor y libertad dijo...

el cariño aparece por donde no esperabas, a veces

Luis y Mª Jesús dijo...

Yo también te escribiría una poesía así. Encontrar toda una madre (y no digo madraza porque madre con todas las letras es mucho más) es una gran suerte, a veces no nos damos cuenta, pero, de repente, somos conscientes de la suerte.
Besos Militos

LC dijo...

Militos, gracias por compartir!!
Bendiciones para ti.

Raquel YG-I dijo...

y, dime, madre, qué esperabas si no?. No podía ser de otra manera. Un besiño

MARISELA dijo...

En tu corazón caben muchos y tú lo sabes, por eso cobijas con amor de madre hasta a nosotros, que ya somos algo mayorcitos. Un besote muy grande.
PD:¿Viste la Consagración Personal al Sagrado Corazónn de Jes´su en mi blog? Es el que hacemos los miembros del APOR diariamente. Está a la derecha del blog.

LC dijo...

Militos, gracias por compartir!!
Bendiciones para ti

Militos dijo...

Ay Amor, tú lo sabes bien.
un beso

Lc: gracias a tí y bendiciones.
Un beso

Marisela: si he visto esa oración y la rezo cuando entro en tu blog.
Ya sabes que el corazón se va haciendo más grande cuanto más amas.
Besitos

Militos dijo...

Raquel, pero ¿tú adivinas de quién es?
Besitos

maría jesús: tienes razón la palbra madre no necesita ningun superlativo y no lo digo por mi.
Besitos

Terly dijo...

Se ve que esa persona te quiere de verdad, tanto como a una madre y... digo yo... ¡sus razones tendrá!
Una poesía hecha con mucho sentimiento.
Un belo