domingo, 8 de marzo de 2009

CAMPO DE FLORES











¿Qué pediría yo como mujer, no sólo para un día, sino para toda la vida?


Pediría despertar por la mañana y que un rayo de sol acariciando mi rostro y mi cuerpo, me deseara buen día. Abrir los ojos y comenzar a soñar que estoy viva en mundo amable, risueño, musical, donde la poesía está escrita en el cielo, en el mar y en la tierra. Donde los hombres sin distinción de las mujeres declaman sus versos, hechos vida, a balcón abierto, sin miedo a las risas, a ser perseguidos como locos escapados de forzoso encierro; sin temor a ser juzgados por palabras distintas a las suyas. Abrir los ojos y empezar a andar en un campo de flores, sin rozarlas, sin cortarlas, recibiendo de su aroma, de su color las vitaminas para el alma. Este alma que ya ha caminado tanto, a su pesar cansada y sin brillo que sólo busca un rincón sin ruidos, sin escándalos, sin fogonazos deslumbrantes, donde reencontrar ilusiones propias, no de los demás. Siempre fueron de otros las suyas. ¿No es tiempo ya de recuperar las que quedaron atras, en holocausto voluntario para que surgieran luminosas y potententes las de ellos?

Este es mi deseo y no estoy triste, ni deprimida, añoro ese rayo de sol. No sé si vendrá, si será tenue o esplendoroso, pero en él mi día volverá a lo de siempre, mis obras las mismas, mi amor derramado igual... lo único que habrá cambiado será mi campo encontrado, de rosas, amapolas, hortensias, lirios, azucenas, nardos, lilas, de flores ignoradas, desconocidas... que siempre estuve buscando desde que abandoné la infancia en los brazos de la vida.

Tal vez tú, si hoy me lees, podrás enseñarme ese lugar.

4 comentarios:

Terly dijo...

Piensa, Militos, la cantidad de rayos del sol y de flores de las más bellas que te circundan cada día, cada hora. A veces nos sucede igual que cuando te rompes un brazo, una mano, o simplemente un dedo, no nos damos cuenta hasta que no podemos utilizarlos del buen servicio que nos prestan cuando están sanos. Tenemos cantidad de seres queridos a nuestro alrededor que nos hacen la vida maravillosa, maridos o esposas, hijos, nietos, amigos que nos quieren y que nos hacen agradable nuestra existencia. Y otras muchas situaciones que nos ayudan a ser felices y que podríamos hacer un elenco interminable. Todas estas cosas son nuestros rayos de sol y las flores que nos perfuman sin que ni siquiera nos demos cuenta de que están ahí. Sé que tú no te quejas y no tengas en cuenta mis consideraciones como un reproches; es la vida, que a pesar de las muchas cosas desagradables que puedan proporcionarnos, si lo pensamos bien, siempre se inclina la balanza del lado de las cosas buenas que nos suceden.
Un beso.

ARCENDO dijo...

Esa alma que ya ha caminado tanto, afortunadamente para los compañeros de camino, todavía le queda trecho, hasta que Dios quiera. Esa alma querida, es para nosotros, la flor de la noche y el rayo de sol mañanero, sin esa alma militona, ´hay muchos que no sabemos vivir. Sin ese alma imprescindible es imposible respirar. Querida alma bonita, no estés triste, no estes mal, todo llega a su tiempo, te queremos y de todas las flores tan bonitas con las que adornas tu meláncolico comentario, que sepas que tú eres la flor más hermosa. Besotes floridos.
Off topic. Y no te apures, por el comentario del Tanjauser ese, ni por el comentario del Arcendo ese..., que no pierdan tu paz. Además de vez en cuando viene bien desahogarse.
Bueno lo dicho, que se te quiere... YA ESTÁ.

Militos dijo...

Dos rayos de sol ya entraron por mi ventana. No os preocupéis por mí, queridos amigos. Deben ser las secuelas de la gripe.

Terly: qué bonitas flores has pintado en tu comentario, sé que las tengo alrededor, pero lo que quiero es un mundo lleno de ellas.
Gracias por la iluminación.
Un beso florido

Militos dijo...

Arcendo: te pasas siempre te pasas, pero esta noche puede que lo necesitase. ¿Cómo lo has notado?

Lo que no me preocupa en absoluto son los comentarios del Tan... ni de nadie, es más me estimulan y activan. Te agradezco en el alma tus aportaciones y el cariño que me guardas, a pesar de los piques, que ya ni eso.
Un beso y disfruta del video aunque al lado de los tuyos casi me da vergüenza.
Un beso