martes, 27 de enero de 2009

SENTIMIENTOS



Los estados del ánimo son imprevisibles y ya sé que una persona para madurar debe aprender a dominarlos. Sin embargo, últimamente sin saber a ciencia cierta la causa, lo que domina en mí son los sentimientos. Es algo que no me pesa porque pienso que, mientras no sean nocivos para nadie ni para uno mismo, no importa dejarlos correr. Que se airéen de cuando en cuando, es beneficioso para el alma, sobre todo cuando se ha vivido bastante y la mayoría de los años se han visto sujetos a esa disciplina que la propia vida los ha ido sometiendo.



¿Todo esto a qué viene? A la necesidad que tengo de escribir y dedicar mis palabras y videos a amigos, nietos, hijos, marido y demás familia... Es como una urgencia que me apremia a no marcharme de este mundo con mis declaraciones de amor en la mochila.



El post de hoy va dedicado a mi última hija: TAMARA, a la que ya alguno conoce por haber hecho dos incursiones en este blog. Ella es la que creó mi primer blog, Ella me ha aficionado a los conciertos de música pop-80 y la que me lleva en sus viajes, reales o imaginarios, junto con su marido. Ella, como ya expliqué anteriormente inventó la frase "Con Sin nada" y la de "A mí nadie no me quiere". Ella, con diez años, cada mañana cuando salía hacia el colegio dejaba encima de su cama papelitos o cartitas con dedicatorias para su madre. Y su madre se derretía de ilusión y ternura por la pequeña del hogar. Ella, que también es la creadora de "Es que me sale el Rottweiler que llevo dentro", ha sido el broche de oro de mi maternidad, cuando ya mi edad parecía presagiar el cierre de fábrica.


Una muestra de sus mensajes mañaneros.








No voy a contar su vida, sólo quiero dedicarla el video de "Cinco Minutos Nada Menos". Revista musical del maestro Jacinto Guerrero, con la que Ella nos estuvo martirizando a diario cuando contaba cinco añitos de edad. Por entonces la teníamos grabada de un programa de Televisión sobre Revistas Musicales y Zarzuelas, que dicho sea de paso no estaba nada mal. En pelea constante con sus dos hermanos anteriores que también a diario sólo querían ver Rocky, como no podía ser menos, siempre ganaba Ella.

Tamara, hija, no he encontrado otro fragmento de "Cinco Minutos Nada Menos"

La polka___ Concha Velasco y Lía Uyá




14 comentarios:

Terly dijo...

"Y su madre se derretía de ilusión y ternura por la pequeña del hogar"
No, no, Militos, su madre no se derretía, su madre se derrite desde entonces todos los días un poco y lo demuestras con este amoroso post.
Las tarjetitas-mensaje que te dejaba me parecen de una gran ternura y me recuerdan algunas que tengo conservadas yo de cuando mis hijas eran pequeña.
Menos mal que aunque se nos hagan mayores para nosotros son siempre niñas.
Un beso

blumun dijo...

Que suerte:)
A mi no me han dejado tarjetitas, posiblemente porque no las dejé.
Si la madurez es saber controlar emociones, no la quiero.
En parvulitos me encuentro a mis anchas:)
Un beso.

ARCENDO dijo...

Precioso post, madre derretida..., demuestra todo el potencial de amor incontenible que tienes en cada poro de tu piel. Besos.

Juliana Gómez Cordero dijo...

¡¡ Cuanta ternura tienes en tu corazón !! y la liberas en cada escrito que dedicas a tus seres queridos en un prodigioso derrame de amor.
Tu amiga juliana

Fran dijo...

Qué fantásticos recuerdos. Felicidades por esa hija que te ha dado tanta satisfacción. Yo también guardo todo como las cartas a los Reyes Magos y ahora mismo voy a insinuar la posibilidad de dejarme cartitas por la mañana.

Militos dijo...

Terly: tú lo has dicho. cada vez más derretida. Y es verdad, mientras nosotros las veamos niñas, ellas seguirán siendo niñas.
Un beso.

Blumun: Con lo despistada que eres, seguro que te los dejaban y ni te dabas cuenta.
besitos

Arcendo. gracias por tu opinión. Creo que a tí tampoco te falta amor para dar y tomar; por eso sabes que te quiero
Un beso

Fran: Guardar estas cosas es fantástico porque a ellos se les olvida y si se lo cuentas, no se lo creen hasta que les enseñas la prueba y encima tú vuelves a revivir aquellos maravillosos días de la infancia de los hijos. Todavía estás a tiempo, no dejes de insinuarlo.
Besitos.

Juliana: me alegra mucho verte de nuevo y que te guste mi post. Yo creo que es bueno enseñar las cosas que se llevan en el alma y que nos ayudan a calentar un poco este frío mundo de hoy.
Un abrazo

Aprendiz dijo...

Militos me encanta la facilidad que tienes de demostrar tu cariño, y la de tu hija también, es una suerte que te escribiera notitas, no a todo el mundo le pasa, yo jamás lo he hecho. Esas cosas aunque las sienta, me da mucha vergüenza expresarlas.

Besos

Militos dijo...

No te preocupes Aprendiz: a mí antes también me daba verguenza, ahora tengo prisa por demostrarlo.
Y¿Los estudios?
Besitos

Julio dijo...

Me he emocionado leyendo este mensaje.¡Cómo te han querido y quieren todos tus hijos!
Te lo mereces.Un fuerte abrazo.

Aprendiz dijo...

jeje los estudios... ya me he presentado a 2 exámenes, uno seguro que apruebo y el otro casi seguro que suspendo... aún quedan 3 mas. y tus hijas? me estoy acordando de ellas.

Besos

Desire dijo...

Estos recuerdos por lo que veo son los que atesoramos las mamas a lo largo de nuestra vida.
MI hijo Enzo es asi una persona llena de detalles amorosos como esos. Desde que te conoci yo he sentido tus sentimientos a flor de piel y fue eso lo que hizo que te considerara tan especial.

Militos dijo...

Claro Desire, tu hijo Enzo es el de la carta a los Reyes Magos ¿verdad?. es un cielo y fíjate que en los chicos es más raro aunque mi nieto también tiene detalles de estos.
Un beso Desire, para mí también tú eres especial

Siempre dijo...

Que vergüenza....

Tu hija, la ultima en comentar....

Te dedico una entradilla...que ni parecido tiene...pero sabes que a estas alturas, en las que sigo dibujando igual casi veinte años despues....jeje....lo mejor es que te regale musica....

Un besazo

Tam

Caballero ZP dijo...

Millitos gracias a Dios te queda mucho tiempo en este mundo, está muy bien que expreses tus sentimientos, pero ni por un segundo pienses en dejarnos.
Un abrazo