domingo, 11 de enero de 2009

EN BLANCO


Esta noche al encontrarme en blanco, pero blanco como el de ese detergente que dicen que lava más blanco, decidí repasar las fotografías que, para no resultar original, hicimos como todo el mundo el día de la gran nevada sobre Madrid. Que bueno, eso de gran nevada... Tendrían que haber visto las de mi infancia. Y la insulsa de la Vice diciendo que "Año de nieves, año de bienes". ¿Será inculta? por lo que yo tengo vivido, la nieve cae cuando menos riqueza tiene un país para consumir energía. Visto y comprobado, en la posguerra cuando yo era una niña de coletas que no podía ir sola al colegio, la nieve me llegaba a las rodillas y más de una vez teníamos que volver a casa, con gran alegría por mi parte


No encuentro tema, pero no me siento bien si no tecleo antes de dormir. Para mí es como la valeriana para otros, por no decir algo más fuerte no vaya alguien a pensar que soy una adicta al ordenador. Por favor, si os váis a poner así, lo dejo y me voy a la cama para demostraros que yo controlo. Bueno, sigo un poco más, pero en cuanto quiera lo dejo.



No es que las fotos me hayan inspirado mucho, la verdad. Para estimularlas al aporte de ideas acabo de subir una al blog. Voy a escuchar si tiene algo que decirme. Lo primero que salta a mi vista son las dos plantas que se acurrucan una a la otra para pasar menos frío. Calor vegetal se estarán dando. Una de ellas, la verde, es la que le dicen planta del dinero, su nombre botánico lo desconozco. y ese San Benito que le han colgado no acabo de entenderlo. Ella si crece y crece, sin apenas cuidados, pero ¿el dinero?. Ignoro si a vosotros se os da mejor, lo que es a mí... nunca fue mi fuerte y ahora ya comprenderéis. De todas formas espero que, tanto vosotros como yo, tengamos la conciencia tranquila porque ninguno nos dejamos llevar de la tentación del despilfarro, eso es para las altas esferas y los gobernantes. Nosotros los de internet, lo único que podemos despilfarrar son las palabras y porque se inventó la tarifa plana que de lo contrario ni eso. Palabras, palabras... cuántas gracias debemos dar a Dios por esta hermosura que brota del pensamiento y se convierte en lo que desees, menos en dinero, claro. Las palabras pueden ser belleza, poesía, arte, carta, lección, tristeza, nostalgia, oración, alegría, dicha, acontecimiento, pésame, libro, amistad, blog, amor, dolor, entrega... Infinidad de realidades y de ilusiones. ¿Qué sería de nosotros sin las palabras? ¿Qué haría yo esta noche sin las palabras escritas? y ¿tú qué harías?

Voy a subir la flechita otra vez en busca de inspiración pues la verdad vaya embote que tengo hoy. Veo, veo... pero ¿qué veo? si es el geráneo rojo que brotó este verano en el campo, falto de cobertura mas fértil en plantas, árboles y flores. Ya ni recordaba que lo traje a Madrid para evitarle el frío de Guadalajara. ¿Cómo podrá soportar estas heladas y esta nieve? y luce como si el mismo sol le diera su calor. Y yo que me arrugo con el frío, más por dentro que por fuera y mi ánimo que se viene al sótano cuando hay nubes. El ahí resistiendo, desafiando los copos de nieve, una simple planta que ni piensa ni tiene palabras para construir esperanzas, ilusiones...Que sólo goza de una vida vegetal. Como la de las personas a las que quieren matar cuando las ven de igual manera.


Mi geráneo rojo resiste, se fortalece arrimado a la planta más fuerte y juntos aguardan a que la nevada pase y pasen los fríos para en meses volver a resplandecer. Y digo yo ¿Podremos hacer nosotros, los españoles lo mismo? Resistir, calentarnos, fortalecernos unos a otros con las palabras escritas, habladas, con los blogs y dar la batalla en la casa, en la familia, en el trabajo, en la calle. Porque resistir no quiere decir esconderse, ni parapetarse, resistir es adiestrarse, reforzarse, para dar la batalla de lo español y lo católico a tiempo y a destiempo, contra viento y marea, contra esa nieve política y social que pretende disfrazar de blanco lo que es negro y bien negro.


Resistiremos porque somos muchos y podremos sostenernos y animarnos como los soldados en orden de batalla


¡Gracias geráneo!, no es que me hayas inspirado, es que me has dado una lección y pienso llevarla a la práctica YAAAAA

¿Estamos todos en ello?

7 comentarios:

Caballero ZP dijo...

Hola Militos:
LA verdad es que hemos tenido que escuchar muchísimas tonterías estos días, cualquiera que tenga un mínimo de memoria, recordará que en los últimos 10 años hemos tenido al menos 3 nevadas igual o peor a esta. Pero lo cierto es que no recuerdo que se armase este caos, ¡claro no teníamos a Maleni! Al frente del Ministerio responsable.
De Barajas ya ni hablamos, una vergüenza.

Terly dijo...

A ti, querida Militos, delante de un teclado, no hay quién te calle ni debajo del agua. Hay que ver, para no estar inspirada, la punta que le has casado al lápiz. Estoy seguro de que si tarda un poco más en llegarte el sueño, terminas haciendo una novela; "Amor entre un geranio y la nieve" y rellenando páginas y páginas de un diálogo de amor apasionado.
Cuando no te llegue el sueño, no tardes ni un minuto en ponerte frente al teclado.
Un beso.

Militos dijo...

Tú lo has dicho Caballero. La estupides va en aumento progresivo en este pais, antes España.
Un abrazo


Terly: No me tientes que ese posible título que me propones me parece ideal. Podíamos hacer una colaboración entre tú y yo. ¿Te atreves?
Un beso

Julio dijo...

Resistiremos,Militos,¡ya lo creo que resistiremos!Cuenta con nuestra ayuda.Un abrazo muy fuerte

Terly dijo...

Gracias por la invitación, querida Militos, es claro que yo nunca podría estar a tu altura, pero sí que te dejo ese guante en el suelo para que lo recojas.
un beso mirando a la luz que se trasluce por el cristal de tu balcón.

SIAB-MiprincesaAzul dijo...

Militos: Simplememte eres genial para escribir....

Militos dijo...

Princesa, gracias. Bueno lo de genial, genial es uno que tú y yo conocemos.
Un beso