sábado, 8 de agosto de 2009

SIN MIEDO A LA VIDA, SIN MIEDO A LA MUERTE


Ven amiga...y charlemos...quiero conocerte, hablar de los temores que desprendes, del horror con que pintan tu rostro, del descarne de tus huesos,
del bastón que ponen en tus manos, del olor que desprendes .
Háblame, hazte mi amiga, cércame, dame tu mano, entra en mi juego, bebe
el licor de lazos humanos, trátame de tú y siembra amor, en mi dolor hermano.
Ven y mírame...para que me vea en tu retrato, para que seas mi confianza,
para que sólo vea en ti un paso, una travesía, un ir y volver a vivir en otra vía, sin penas ni retrasos, para beber de nuevo el vino de la dicha y el amor,
sin límites humanos, sin celos, sin rencores, abierto el corazón y la razón
a la Sabiduría infinita, donde todo se explica y colma toda pasión.

Amiga, ven y charlemos, de tú a tú... y sin miedos.

8 comentarios:

Angel dijo...

que bellas palabras para la muerte, Porqué no se escribirán más , de forma tan poética y real?
si nuestra vida está bien vivida. Es un paso a la felicidad. Es una gran fiesta. Y no sabermos verlo. hasta de ella hay que desprenderse

maria jesus dijo...

Muy bonito, pero Militos ¿estas bien?

Militos dijo...

Tienes razón Angel, no es que la deseemos, pero si conviene mantener esa amistad con ella porque algun día nos llevará a la casa del Padre.
Un beso

Militos dijo...

Querida María Jesús: estoy bien, pero inquieta, preocupada, llena de incertidumbre, queriendo abandonarlo todo en Dios y sin saber hacerlo del todo.
Besitos

Juliana Gómez Cordero dijo...

Militos querida ¡por favOR! tranquilízate para tu bien y el de los demás. Muy bello tu coloquio
con la muerte, pero no la llames,
que vendrá sola y será bienvenida como todo lo que viene de Dios.
Un beso entrañable: Juliana

Fran dijo...

¡Militos! que me está dando un pasmo, yo que consigo un ordenador, paso por fin a leer a mi querida amiga y encuentro adioses y ¡este tipo de charlas!
Ya sé que pensamos como Santa Teresa "muero porque no muero" y todo eso... pero ¡como vas a hablar con la muerte ¡si no existe!
¡y qué son esos adioses? Si es mucho tiempo en el velero y te está dando una calentura pues date paseitos cortos ¡pero no dejes el velero! ¡rediez! que me vas a hacer soltar un taco.
Bueno, ya sé también que tienen que haber días de todos y meditaciones de todas, pero hay que ver con qué elucubraciones me encuentro para un día que paso.
¿Y aquel regalo que esperabas en agosto?
Un beso muy fuerte Militos.

Fran dijo...

Militos, no deja de ser una opinión de quien no está contigo y no sabe tus circunstancias pero, con todos esos pensamientos maravillosos que has compartido con nosotros, te digo que yo creo que sí sabes poner tu corazón en Dios.
Vamos a intentarlo todos, dejémos que nos ayude a llevar el peso y pensemos que estamos en esas verdes praderas en las que nada nos falta porque tenemos el mejor pastor que nos guía. Yo creo que en medio de todas las dificultades podemos sentir que estamos en buenas manos y siempre nos espera lo mejor. Yo estoy contigo en esta idea.

Militos dijo...

Queridas Juliana y Fran:
Con este post no he pretendido asustar a nadie, solo que hay días en que una se pone más trascendental y es bueno sacar afuera lo que te rebulle por dentro, pero que os quede claro que ni llamo a la muerte ni quiero que venga ni deje de venir, sólo deseo ser su amiga.
un beso muy grnde a las dos