viernes, 3 de julio de 2009

LA VIDA SIGUE IGUAL


La vida sigue igual. ¿No os parece asombroso?
Tanto inquietarnos por las cosas que nos suceden, por lo que vamos perdiendo en el camino. Al principio de la pérdida piensas que no saldrás adelante, que aquello era imprescindible para vivir con ilusión, para que cada despertar fuera una alegría, para escuchar más de cerca el canto de los pájaros o ver multiplicadas las estrellas, la luna a tu lado, el sol a tu vera... Lo perdido hace o te parece que hace hundirse el mundo a tus pies, luego miras hacia abajo y el mundo permanece en el mismo sitio. Es verdad que hay personas que no saben encontrar el sitio del mundo porque lo refirieron demasiado al objeto perdido. Por eso nos necesitan tanto porque tú y yo, que en un "pispas" aprendemos a situar cada cosa en su estante, debemos enseñar a los demás la entereza y el riesgo de mirar siempre adelante, Lo o los que se quedan atrás es porque prefieren sentarse a verlas venir y les da lo mismo que te alejes de su parsimonia, de su contemplarse a si mismos, de su estrechez de miras. Es verdad que duele perder aquello que te ilusionó un tiempo, pero si no ha sido culpa tuya, no mires atrás, avanza, que no te pesen los párpados esta mañana que madruga para tí y no dudes Julio Iglesias tenía razón:

LA VIDA SIGUE IGUAL



Concha, sigue buscándome canciones que inspiren mis post.
¡¡Gracias, amiga!!

10 comentarios:

Terly dijo...

La vida no se detiene absolutamente por nada, Militos.
Ya tengas éxitos o fracasos, ya disfrutes alegrías o sufras tristezas, ya consigas tus propósitos o no, te sonría o se hunda Wall Street, la vida sigue igual, impertérrita, con ese tic, tac que nunca nos abandona, pero si se tiene un poco de ilusión, fantasía y sabes soñar despierto, se puede disfrutar mucho de ella, mientras dure...
Un beso amiga

Raquel YG-I dijo...

Claro que sí, madre!. Yo, a menudo me he visto a mi misma metida en esos momentos en los que no sabes qué hacer, si seguir o darse un poquito más de lástima pero, al final, y tú lo sabes mejor que nadie, he salido siempre, he aprendido a valorar lo bueno o malo de los momentos vividos y aquí sigo, al compás de la vida y muy feliz por todo lo que tengo...un besiño!

Juliana Gómez Cordero dijo...

LA VIDA SIGUE IGUAL (o no), pero sigue.
Ya estaba antes de que llegáramos y seguirá después que partamos.
Pero lo que gocemos o suframos en ella durante el trayecto es lo que formará nuestra idiosincrasia,que al identificarnos como indivíduos nos permitirá dejar un recuerdo de
nuestro paso por este mundo.
Un beso "filosófico"

ARCENDO dijo...

La vida sigue igual, pero menos igual que antes. Yo vivia mejor, más tranquilo, menos agobiado, y sin tener que taparme tanto los ojos y la nariz, antes que ahora. La atmosfera, en algunos casos y en algunos dias (orgullos incluidos) se vuelve irrespirable. De todas maneras, siempre se agradecen estos soplos de aire fresco y limpio de tu blog y de las canciones de Julito.
BESOS, porque todo sigue igual entre nosotros.

Militos dijo...

Pues sí Terly, la vida está ahí y ella no hace nada por complacernos, somos nosotros los que podemos tomar de ella lo que nos hace felices o desgraciados.
Tú sabes aprovechar lo bueno de ella y nos enseñans a que los demás hagamos lo mismo.
Gracias, amigo, un beso

Militos dijo...

Raquel: lo que has logrado reconduciendo tu vida, a pesar de las dificultades, es para mí la mayor de las alegrías y lo sabes, como sabes que esa es también mi felicidad, lo demás son pájaros volando.
besitos

Militos dijo...

Amiga Juliana, me encanta tu filosofía, como me encanta que vengas a este rincón donde todos podéis contemplar esa parte de mi alma que no sé ocultar. si triste, triste, si alegre, alegre, pero saliendo de los baches con la ayuda de Dios y, por supuesto, la vuestra.
Un beso fuerte

Militos dijo...

Arcendo, me has dado la sorpresa del día, ¡un sábado/noche y tú aquí...
Muchas gracias amigo/hermano.
Es verdad que la vida, o mejor dicho,los hombres que caminan por la vida han cambiado mucho y no precisamente para mejor, pero, a pesar de esos falsos orgullos que circulan por ahí, el nuestro, nuestro orgullo de hijos de Dios supera todos los despropósitos y aberraciones.
Ese orgullo de "jóvenes airados" o "hermanos de sangre" es el que nadie podrá arrebatarnos nunca.
Y el que todo siga igual entre nosotros forma parte de ese orgullo. Es una de las cosas de esta vida que me hace feliz.
Besiños

ARCENDO dijo...

Y a mi querida, y a mi. Yo también soy muy feliz, sabiendo que nos tenemos. BESOS.

Concha dijo...

¡¡Chiquillaaa, cuanto vales, por Dios!!. Mi pragmatismo me lleva a resumir con una melodia y tú... vas y te explayas a tumba abierta y... ¡sin "chichonera"!.
Acabo de darme cuenta escribiéndote esto del porqué nunca seré capaz de tener un blog, no puedo exponerme tanto, me siento excesivamente vulnerable y para "sufrimientos"...los justos, no quiero "crearme" más.
¿La vida sigue igual? En el fondo...sí, en las formas...¡de ninguna manera!.
Muchos abrazos y besos, querida amiga.