martes, 10 de febrero de 2009

¡¡ EL SOL !!


Por fin está brillando el sol en mi ventana. me gusta, me reconforta y eleva mi ánimo aunque a la vez sus reflejos interfieren sobre lo que estoy haciendo, hasta el punto de no poder frenar el parpadeo de los ojos. Necesitaría ahora unos cristales de esos que, no sabía que ya existían, a una sola orden de un mando digital se tornasolan para impedir la penetración de los rayos ardientes y brillantes. ¡Dios mío! ¿Cuando parará el hombre de inventar? la capacidad inventiva de que nos has dotado es inagotable... No hay más que dejar al pensamiento volar para que tome de la existencia lo que ya está en ella, pero que sólo unos pocos encuentran. Es asombroso. Claro que para que resulte fructífero el hombre tiene que poseer unas cualidades determinadas y precisas. No existe, por ahora, una carrera de inventor, ni siquiera un master...


Tengo la seguridad de que si yo me siento en una silla o en una roca, que me resulta más inspiradora, con la cabeza entre las manos y los ojos cerrados para evitar distracciones, nada obtendría. A los dos minutos ya estaría dando golpecitos de pierna contra el suelo. nerviosa de no poder encontrar algo que me incorporára a esa clase privilegiada de los inventores.


Nada, está bien claro que Tú, Señor, has repartido a tu antojo y para que no pienses que ando de reclamaciones te digo que has hecho muy bien, pero qué muy bien... ¿Por qué será que todo lo haces bien, en el cielo y en la tierra? ¿Será porque eres Dios? Y qué difícil ser Dios y ejercer de Dios en este mundo de incrédulos. Nos empeñamos en querer hacer las cosas a nuestro modo, cuando todo está ya programado para que salgan en derecho y nuestra dura cerviz, como ya le dijiste a Moises varias veces, se cree genial y todo lo tuerce.


¿Sabes qué te digo? que estoy muy a gusto con estos rayos del sol que me deslumbran y que para nada quiero cambiar estos cristales. Ahora que me fijo, están un poco sucios de las lluvias pasadas, pero ya entenderás, Señor, que no voy a dejar lo que estoy escribiendo que no sabía, cuando me senté frente al ordenador, que se iba a convertir en una charla contigo. Son los imprevistos del día. Tú llegas cuando quieres y me haces hablar cuando menos lo pienso. Y digo yo, con todo lo que tienes que hacer y rehacer en este mundo cambiante, ¿no te hastía esta conversación mía tan insulsa y sin sentido? Me tienes maravillada, prestar atención a estas simples palabras que no dicen nada. Bueno, voy a intentar profundizar un poco aunque eso en mí resulta un tanto complicado. Pienso, pienso...

Ah sí, volviendo a mirar estos cristales con goteos de lluvia que ya limpiaré en otro momento, lo importante es lo importante, me viene a la memoria el evangelio de hoy en el que los fariseos reprochan a tu Hijo que sus discípulos no se han lavado las manos antes de comer, según la tradición. La verdad es que un poco guarretes debían de ser porque vendrían de los caminos polvorientos de Jerusalen o de pescar en la barca con un olor a pescado insoportable... Pero ya sabemos que aquellos judios no lo decían por eso, sino para fastidiar, por lo que la respuesta de Jesús es, como todas las suyas, de libro sagrado:

" Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí."
(Mc 7,1-13)


No te leo más porque Tú ya lo sabes de memoria. A mí esto me hace pensar que todavía hay muchos en la tierra que hacen lo mismo, tu nombre está en su boca, pero sus actos no corresponden a sus palabras y se doblegan a intereses políticos y no políticos, aprobando leyes contrarias a las tuyas o no defendiendo la verdad absoluta frente al relativismo imperante. Bueno, no quiero criticar más, únicamente pedirte que también a mí me llames la atención, cuando veas que hablo mucho y no se corresponde con lo que llevo en el corazón. Por favor, Dios mío, no permitas que caiga en esa tentación.

Y una pregunta, Señor, ¿Crees que he hecho mal en escribir sin antes limpiar los cristales? ¡Qué van a decir de mí!. ¿Te importaría defenderme como Jesús a sus amigos?

Cuando brilla el sol___La Guardia



6 comentarios:

Desire dijo...

Mili Dios ha sabido repartir muy bien sus talentos, tu eres la prueba...

Terly dijo...

¡Qué barbaridad, Militos! Hay que ver, para no haberte limpiado los cristales de las gafas antes de empezar a escribir, qué bien has escrito, y no me refiero a que lo hayas hecho con buena letra, sin torcer tus renglones, y sin un solo borrón... Bueno, tu ya sabes a qué me refiero.
Un beso.

ARCENDO dijo...

"tu nombre está en su boca, pero sus actos no corresponden a sus palabras"
¡La coherencia, mi caballo de batalla!, cuantas cosas coincidimos.
Este post tuyo de hoy es para nominarte a los premios nobel de la literatura mística urbana de este siglo. Genial, da para horas de meditación.
Besotes sol radiante.

maria jesus dijo...

Este ya lo había leído. Muy bonito, pero ¿donde está el chiste de Mingote?Es lo que tiene que te siga por todos lados

Militos dijo...

desire: qué benebolente eres conmigo, con fieles como tú, da gusto seguir en la pelea.
Besitos

Gracias Terly, ya te has fijado en los cristales de mis gafas, yo me refería a las ventanas, pero claro, los de las gafas también están nublados, lo que pasa es que ya escribo con los ojos cerrados.
Con los ojos bien abiertos un beso grande

María Jesús: qué impaciente eres y además ¿Por qué me sigues? eso me toca hacerlo a mí. Ya te he complacido y Mingote está en De Dentro.
Besitos

Militos dijo...

Arcendo: ¿qué pasa ya has perdido la fobia a los premios? claro mientras sean para los demás hasta eres capaz de inventarlos, pero para tí son como un castigo.
Gracias por tu benevolencia.

PD/
Empleo esta palabra de benevolencia para corregir la de benevolente que escribí a Desire con b la segunda voz. Error imperdonable.

Un beso optimista