martes, 1 de febrero de 2011

SIN TIEMPO


Cuando el alma se vacía, llegas Tú, como un volcán encendido, como una primavera que revienta. Por ti naci a la alegría, tus besos de Luna la sembraron, creció al calor de tus rayos, no hice nada, te dejé hacer y el tiempo ...¡Oh tiempo! que sube y baja, que mece y arrastra, que sólo al paciente, en surcos vencidos, permite recoger la siembra. Tiempo que pasas, atrápame la luz de la primera espera, la que en ti vivía antes de la tierra, tiempo que en sus manos dejas de ser esfera, tiempo que no es tiempo, sólo palabra eterna, mi alma, sin nada, aguarda tu cosecha. 


2 comentarios:

Terly dijo...

¡Qué bonito lo dices, querida amiga!...
Un beso.

Marisol dijo...

Hermosa manera de jugar con el tiempo.
Un abrazo desde Berlín.