martes, 12 de enero de 2010

VOLVER A LLORAR


Algo así, como llorar, necesitaba esta noche, madrugada ya. Quiero descargar mi corazón tan aprisionado desde hace varios meses, pero él no me deja, ha cerrado todas sus compuertas. Como una fortaleza, elevó el puente que le aisla y nada le importa si yo padezco con su encerramiento. No estoy triste, pero necesito llorar, necesito que fluyan tantas cosas interiores, retenidas para no temblar. Él no lo desea, tal vez la culpa sea mía por demasiado contenerle, se endureció para no caer en debilidad, le avisé de que la batalla iba a ser larga y arriesgada... Se colocó la coraza y cuando quiero quitársela no me deja. ¿Qué puedo hacer? Lo de fuera se va solucionando, más lentamente de lo que quisiera, pero progresa y yo ahora, de dentro a fuera necesitaba esa lluvia reparadora y fértil, necesitaba verle temblar, ver que es el de siempre, el de antes de todo, el trémulo, el que a nada palpitaba como si se fuera a salir del pecho.


Las calles de Madrid siguen nevadas y mi corazón ni se inmuta.¿Tardará mucho en reponerse?


Quiero que alguien me devuelva el corazón que tuve, el que a nada lloraba, el que se estremecía, mi corazón blando, mi corazón herido, mi corazón débil, mi corazón de niña.


Ha de volver, lo sé, cualquier madrugada él y yo volveremos a llorar




4 comentarios:

Juliana Gómez Cordero dijo...

Hola Militos, todos,de vez en cuando, necesitamos aliviar nuestras tensiones con la frescura de las lágrimas.
A veces, sin motivos aparentes, las dejamos fluir y ¡ que alivio, por Dios !
Un beso de amiga

Terly dijo...

Llorar, querida Militos, es una de las cosas más sanas, más nobles y que más repara el espíritu. Como decía mi padre en uno de sus pensamientos:

"Llora, llora sin miedo, las lágrimas están hechas de la esencia más noble de nuestro ser"

Asi que, qurida amiga, a llorar, no te repimas y ya me contarás.

Un beso, hoy junto a la nieve y bajo tu balcón.

ARCENDO dijo...

Yo en cambio pienso que, las lágrimas solo son necesarias cuando nos acordamos de nuestras debilidades y son signos vísibles del deseo de mejora. Sin embargo, la nostalgia por la nostalgia, sin más, es ...inútil y dañina.
El futuro que nos aguarda es tan fantástico que mi alegría es inmensa, si lloro, no es de tristeza, no es de pena, no es de añoranza, sino por el AMOR que nos tiene, por el paraiso que nos espera.

BESIÑOS EXULTANTES.

Militos dijo...

Juliana, Terly y Arcendo:
Es curioso la versión tan distinta que se tiene del llanto y las lágrimas.
Anoche yo no quería llorar de tristeza ni llorar por llorar, era un desahogo que necesitaba después de los acontecimientos pasados donde estuve dando unas fuerzas que en realidad no tenía, que me superaban. Nunca lloro en los momentos cruciales cuando lo que se necesita es acarrear con todo y salir adelante, pero cuendo lo peor ha pasado si suelo descargar en llanto. Sin embargo, anoche no lo conseguí ni creo que lo consiga por ahora, aunque me vendría bien.

Muchas gracias a los tres, queridos amigos, os quiero mucho.

Arcendo: me gustaría ser tan fuerte como tú, pero creo que la frase del padre de Terly encierra una verdad innegable.
besos y besiños