sábado, 24 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD



PAULA, CON SU MAMÁ, DISFRUTA DE SU PRIMER BELÉN






QUE EL NIÑO DIOS TE CONCEDA, AMIGO/A, UNA NAVIDAD

MUY FELIZ, 

LLENA DE AMOR Y DESEOS DE SER BUENO.

¡¡¡FELIZ  NAVIDAD!!!

viernes, 9 de diciembre de 2011

EN EL ATARDECER



Me gusta estar en el campo, cada vez más, antes me costaba trabajo venir, pero ahora lo necesito.
Hoy la puesta de Sol fue increible, eso  que el Astro estuvo muy débil todo el día. Paseaba  por el jardín rezando el Rosario, bien abrigada porque el relente del atardecer se hacía hueco entre  mis huesos, al levantar los ojos al cielo  emoción y sorpresa se apoderaron  de mi,  contemplar los colores con que él se despedía me paralizó de momento, pero reaccioné con rapidez y subí a la casa para buscar la cámara..., temo que tanta belleza sea signo de que mañana no asomará su  radiante  corona por estos alrededores. Tengo ya una buena colección de puestas de Sol, ésta sin embargo, pienso que supera a las demás. Recuerdo que no hace mucho me daba por retratar a la Luna, pero por fin me di cuenta de que está demasiado lejos para este objetivo tan normalito que tengo, como esas ilusiones que nos  forjamos y que se nos vienen abajo porque carecen de fundamento.
 Los atardeceres están más a mano, las personas llegamos a  ellos casi sin darnos  cuenta, por eso a veces cometemos tonterías que luego nos pesan, hay que estar preparados, si así lo hacemos podremos, como el Sol al  caer, dar a los demás nuestros más bellos colores.
Sin venir a cuento o tal vez sí, he recordado aquel fragmento de la poesía de Jose Hierro que por primera vez leí en mis años de Universidad y cuyo sentido no acababa de encontrar, pasado el tiempo  comprendí esas palabras que sin haberlas entendido, quedaron clavadas como una saeta en mi corazón, comprendí y las aprehendí totalmente; este día, noche ya, las traigo como pie de foto de la hermosa puesta de Sol  que entró hasta lo más hondo de mi alma a través del balcón del atardecer  de mi vida:

"Después del dolor
 y después de la pena,
es cuando da la vida
sus más bellos colores.
José Hierro 

Y me voy, pisando con suavidad la alfombra de hojas secas que mi Sauce extendió para mi




PD/ Las fotos son mías, pero el mérito es de lo bien que posan estos  modelos.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Y SIN MANCHA ORIGINAL

Estampa del colegio

MADRE  INMACULADA:
 "MIRA COMO SOY Y HAZME  COMO TÚ QUIERES QUE SEA"






BENDICE Y AYUDA A TODOS  TUS HIJOS:

"OH MARÍA, SIN PECADO CONCEBIDA:
ROGAD POR NOSOTROS QUE RECURRIMOS  A  VOS"

sábado, 3 de diciembre de 2011

SABADO MARIANO



Hace unos días me regalaron esta estampa de Nuestra Señora Estrella del Mar, como es sábado y Ella siempre estuvo muy presente en mi familia marinera he querido publicarla, acompañada de la Salve Marinera

jueves, 1 de diciembre de 2011

SIN FESTEJAR



Así quedó este año mi tarta de cumpleaños, derritiéndose y sin celebrar. La pena es que, como Dios quiso que naciera el día de la Milagrosa, tengo santo y cumple en un sólo día, con lo cual ya no hay posibilidad de festejo alguno.
Por fuerza mayor tuvimos que salir de viaje ese mismo día, ante el fallecimiento de un familiar muy especial y querido, lo primero siempre es lo primero y no lamento nada. Teníamos que estar allí;  para mi fue enriquecedor en todo sentido, de un gran consuelo.  Doy gracias a Dios por concederme la gracia de poder despedirme de ella, con lágrimas y rezos. Rezar ante sus restos mortales para que alcance la vida eterna, es el unico consuelo para los que aquí quedamos. Es penoso comprobar lo poco que se reza hoy día ante los muertos.
El 27 de noviembre fue un día muy triste para mí por varios motivos y lo siento, porque a pesar del miedo que siempre he tenido a este mes, debo reconocer que este año fue mucho más llevadero, pero no podía faltar la puntilla de los últimos días.
Bendito sea Dios que sabe lo que nos conviene, aunque duela, a veces por culpa propia.

Lo que más siento es que los peques se quedaron sin fiesta, con lo mucho que les gustan las celebraciones en casa de la abuela. Ya uno de ellos, Angelito de cinco años, había colocado las velas en la tarta,  y, como en la inocencia de los niños está la verdad, así se quedaron:

57 años no son demasiados para todo lo que he vivido.
Este es el recuerdo más bonito de mi cumple y santo.